Nosotros Proporcionamos El Mejor Servicio Para Ti

La Seguridad Es Lo Primero.

La seguridad de los niños en el automóvil es lo primero

Mientras enlistas los artículos para asegurar el confort del nuevo miembro de la familia, no olvides incluir aquéllos que pueden marcar la diferencia en un accidente, como el asiento especial para el carro.

Todo fuera como subir al bebé al automóvil y ponerle el cinturón, pero no es así de simple, al llevarlo a bordo necesitas tomar ciertas precauciones.

Desde su primer traslado del hospital a la casa, hasta cuando lo lleves al colegio, tu hijo debe viajar en un asiento de seguridad especial. Nada de llevarlo en brazos en sus primeros meses, mucho menos en el asiento de adelante.

«Desde recién nacidos deben ir en una silla. Hay de diferentes tamaños y especificaciones, según el peso y la edad del bebé», señala el pediatra Sergio Quiroga Treviño. «A muchos papás se les hace fácil sentarlos en el carro, ponerles una almohada y abrocharles el cinturón, pero es un error, el cinturón no está indicado para todas las edades, y en un accidente, los pequeños pueden salir fácilmente proyectados por la ventana», advierte.

Lyberi entiende lo que significa la seguridad de llevar el asiento para el niño.


El especialista menciona que en cualquier tipo de percance, sea leve o grave, si el bebé no va sujeto a una silla especial puede sufrir las consecuencias, desde lesiones en sus órganos internos, secuelas neurológicas o hasta la muerte.

«En un accidente automovilístico, la causa más frecuente de muerte en niños es porque no van en su asiento de seguridad», manifiesta la reumatóloga pediatra Nadina Rubio Pérez.

¿Y en otros países?
En Estados Unidos y Canadá existen severas sanciones para quienes no cumplen con los lineamientos establecidos por ley para transportar correctamente a un bebé o a un niño, en un vehículo.

Aunque la reglamentación varía, las recomendaciones generales sugieren que desde recién nacidos hasta los 12 años deben viajar siempre en el asiento trasero del auto, sujetos a un asiento de seguridad indicado para su edad y peso.

Transpórtalo seguro: Para elegir el asiento más adecuado para tu hijo, toma en cuenta su edad y peso, así como el tipo de auto que tienes. Existen los que son para recién nacidos y hasta de unos cuantos meses, orientados hacia la parte trasera del automóvil, los convertibles y los 3 en 1.

Los dos últimos ofrecen límites de altura y peso mayores a los indicados para el de la posición orientada hacia atrás, lo cual permite utilizarlos más tiempo de esta manera.

«Ahora los coches ya traen broches especiales para amarrar las sillas, incluso, existen diferentes artículos para vigilar al bebé mientras viaja en un asiento orientado hacia atrás, como espejos especiales para que los papás lo vayan viendo por el retrovisor», comparte Quiroga.

Los asientos para bebés son pequeños y poseen asas, se utilizan para niños hasta de 20 a 30 libras. Por lo general, incluyen una base que se instala en el carro, y se pueden adquirir varias para colocarlas en distintos coches.

Cuando se viaja con un recién nacido o bebé prematuro, este tipo de asiento permite colocarlo en una posición reclinada, indicada para su condición.

Los tirantes deben estar puestos en la ranura inferior y el clip de retención debe quedar en el punto medio del pecho, no en el abdomen, ni cerca de la cara o cuello.

Los asientos convertibles son más voluminosos, no poseen asas ni bases separadas, y se pueden orientar tanto hacia atrás, como hacia el frente del carro. Por lo general, cuentan con un arnés cuyas bandas cruzan por hombros, cadera y entrepierna.

Si se desea utilizarlos para transportar a un recién nacido, habrá que vigilar que el escudo de protección del cinturón se adapte correctamente a su cuerpo, de lo contrario, si el escudo es demasiado grande podrá golpear su cara en un accidente o parada repentina.

Los asientos 3 en 1 son grandes, se usan hacia atrás o adelante, o como un refuerzo para usar el cinturón de seguridad del carro. Tampoco cuentan con asas ni bases separadas, pero sirven para recién nacidos y pequeños de hasta 18 kilos.

«Lo más importante es conocer la forma correcta de usar el asiento de seguridad en cada etapa de la infancia.

Cada fabricante especifica en sus manuales hasta qué edad se pueden usar y cuál es su vida promedio de uso», comenta Rubio.

Bien orientados. Los recién nacidos y los menores de 2 años deben usar un asiento dirigido hacia la parte trasera del carro, hasta que superen la altura y el peso sugeridos en las indicaciones del producto, ya que esta posición les brinda mayor protección.

Esto se recomienda, incluso, cuando el bebé pesa entre 18 y 20 libras. Sin embargo, es más seguro hacerlo cuando alcanza los 32 libras.

«El lugar más seguro para los niños es el asiento trasero, ya que la mayoría de los coches cuentan con bolsas de aire delanteras que pueden lastimarlo si se llegaran a inflar durante un choque o una parada repentina», advierte Quiroga.

Además, el pediatra aconseja a los papás que llevan niños en el carro, que activen los seguros especiales en puertas y ventanas traseras para que no puedan abrirlas, no darles de comer alimentos sólidos que puedan ocasionar atragantamiento y jamás dejarlos solos en el interior del coche, aunque estén dormidos, ya que las temperaturas se elevan demasiado, sobre todo en verano.

Prematuros y recién nacidos

· Coloca al bebé perfectamente sentado contra el respaldo del asiento de seguridad.

· Enrolla un cobertor o una toalla para darle soporte a la cabeza y cuello. También, puedes adquirir un aditamento especial para ello.

· Acomoda un pañal o cobertor enrollado entre la entrepierna del bebé y el broche de seguridad para impedir que su cuerpo resbale hacia adelante.

Para tomar en cuenta

· Enseña con el ejemplo. Asegúrate de usar siempre el cinturón de seguridad, esto ayudará a que tus hijos adquieran ese hábito cada vez que suban al auto.

· Nunca dejes a un niño solo dentro del carro. En verano puede deshidratarse e incluso morir, ya que la temperatura alcanza niveles muy altos en cuestión de minutos.

· Además, puede lastimarse las manos o los dedos con las ventanas eléctricas, golpearse con el broche de alguno de los cinturones de seguridad, o quedar atrapado en la cajuela del vehículo.

Checa bien

· El mejor asiento es aquel que se adapta al tamaño de tu hijo y a las características de tu vehículo.

· Un costo elevado no significa que el asiento sea más seguro o más fácil de usar.

· No uses uno de segunda mano si no sabes cómo lo han utilizado, mucho menos si presenta grietas visibles, le faltan piezas o no incluye instructivo.

· Algunos fabricantes recomiendan cambiar el asiento de seguridad después de cualquier accidente.

· La vida útil de estos artículos varía según la marca. Verifícala.